Saltar al contenido

6 preguntas claves que todo padre debe saber responder sobre la anemia infantil.

niño durmiéndose en clase

Una de las principales causas de la anemia infantil es la deficiencia de hierro.

Y si como padres debiéramos saber que nuestros niños están en riesgo de padecer ello, hay otras preguntas que debes saber responder sobre la anemia en niños.

Después de leer esto, serás un padre o madre mucho más preparada para prevenir que la anemia sea un mal que afecte a tus hijos.

1. ¿Por qué es importante el hierro para los niños?

El hierro es un nutriente que es esencial para el crecimiento y desarrollo de tus hijos. El hierro ayuda a mover el oxígeno de los pulmones al resto del cuerpo y ayuda a los músculos a almacenar y usar oxígeno. 

Si la dieta de tus hijos carece de hierro, él o ella podría desarrollar una afección llamada deficiencia de hierro.

La deficiencia de hierro en los niños puede ocurrir en muchos niveles, desde depósitos de hierro agotados hasta anemia, una condición en la que la sangre carece de glóbulos rojos sanos adecuados. 

La deficiencia de hierro no tratada puede afectar el crecimiento y desarrollo de un niño.

2. ¿Cuánto hierro necesitan los niños?

Los bebés nacen con hierro almacenado en sus cuerpos, pero se necesita una cantidad constante de hierro adicional para alimentar el rápido crecimiento y desarrollo del niño. Aquí hay una guía para las necesidades de hierro a diferentes edades:

Grupo de edadCantidad recomendada de hierro al día
7-12 meses11 mg
13 años7 mg
4 – 8 años10 mg
9-13 años8 mg
14-18 años, chicas15 mg
14-18 años, niños11 mg

3 ¿Cuáles son los factores de riesgo para la deficiencia de hierro en los niños?

midiendo niveles de hierro en sangre a bebe

Los bebés y niños con mayor riesgo de deficiencia de hierro pueden ser:

  • Bebés que nacen prematuramente, más de tres semanas antes de su fecha de parto, o que tienen bajo peso al nacer.
  • Bebés que toman leche de vaca o de cabra antes de cumplir 1 año.
  • Bebés amamantados que no reciben alimentos complementarios que contienen hierro después de los 6 meses de edad.
  • Bebés que toman alimentos que no está fortificada con hierro.
  • Niños de 1 a 5 años que beben más de 24 onzas (710 mililitros) de leche de vaca, leche de cabra o leche de soya al día.
  • Niños que tienen ciertas condiciones de salud, como infecciones crónicas o dietas restringidas.
  • Niños de 1 a 5 años que han estado expuestos al plomo.

Las adolescentes también corren un mayor riesgo de deficiencia de hierro porque sus cuerpos pierden hierro durante la menstruación.

4. ¿Cuáles son los signos y síntomas de la deficiencia de hierro en los niños?

Poco hierro puede afectar la salud de tus hijos. Sin embargo, la mayoría de los signos y síntomas de la deficiencia de hierro en los niños no aparecen hasta que ocurre la anemia por deficiencia de hierro. Si tu hijo tiene factores de riesgo de deficiencia de hierro, habla con nuestra especialidad de pediatría.

En nuestro policlínico tenemos la especialidad de pediatría. Puedes reserva una cita visitando nuestro edificio en la calle Antero Peralta de la Urbanización San José en Umacollo a unos pasos del parque Libertad de Expresión en Arequipa.

Los signos y síntomas de la anemia por deficiencia de hierro pueden incluir:

  • Piel pálida
  • Fatiga
  • Crecimiento y desarrollo lentos
  • Poco apetito
  • Respiración anormalmente rápida
  • Problemas de comportamiento
  • Infecciones frecuentes

5. ¿Cómo se puede prevenir la deficiencia de hierro en los niños?

Si estás alimentando a tu bebé con fórmula fortificada con hierro, es probable que obtengas la cantidad recomendada de hierro. Si estás amamantando a tu bebé, sigue estas recomendaciones de suplementos:

  • Bebés recién nacidos. Comienza a darle a tu bebé un suplemento de hierro a los 4 meses. Continúa dándole el suplemento hasta que coma dos o más porciones diarias de alimentos ricos en hierro, como cereales fortificados o carne en puré. Si amamantas y le das a tu bebé fórmula fortificada y la mayoría de las comidas son de fórmula, deja de darle el suplemento.
  • Bebés prematuros. Comienza a darle a tu bebé un suplemento de hierro a las 2 semanas de edad. Continúa dándole el suplemento a tu bebé hasta la edad de 1 año. Si amamantas y le das fórmula fortificada a tu bebé y la mayoría de las comidas provienen de la fórmula, deja de darle el suplemento.
niña comiendo espinacas

Otros pasos que puedes seguir para prevenir la deficiencia de hierro incluyen:

  • Sirve alimentos ricos en hierro. Cuando comiences a servirle sólidos a tu bebé, generalmente entre las edades de 4 meses y 6 meses, aliméntalo con hierro adicional, como cereal para bebés fortificado con hierro, puré de carne y frijoles en puré. Para los niños mayores, las buenas fuentes de hierro incluyen carne roja, pollo, pescado, frijoles y vegetales de hoja verde oscuro.
  • No te pases con la leche. Entre las edades de 1 y 5, no permitas que tu hijo tome más de 24 onzas (710 mililitros) de leche al día.
  • Mejora la absorción. La vitamina C ayuda a promover la absorción de hierro en la dieta. Puedes ayudar a tu hijo a absorber el hierro ofreciéndole alimentos ricos en vitamina C, como cítricos, melón, fresas, pimiento, tomates y vegetales de color verde oscuro.

6. ¿Debería hacer que mi hijo sea examinado por deficiencia de hierro?

La deficiencia de hierro y la anemia por deficiencia de hierro generalmente se diagnostican mediante análisis de sangre. 

Se recomienda que todos los bebés sean examinados para detectar anemia por deficiencia de hierro a partir de los 9 meses de edad y 12 meses y, para aquellos que tienen factores de riesgo de deficiencia de hierro, nuevamente a edades posteriores. 

Dependiendo de los resultados del examen, nuestros especialistas de pediatría que evalúen a tu hijo podrían recomendar un suplemento de hierro por vía oral o un multivitamínico diario o pruebas adicionales.

La deficiencia de hierro en los niños puede prevenirse. Para mantener el ritmo de crecimiento y desarrollo de tu hijo, ofréceles alimentos ricos en hierro en las comidas y meriendas y consulta con nuestros pediatras acerca de la necesidad de pruebas de detección y suplementos de hierro.