Saltar al contenido

6 sorprendentes datos sobre el cáncer de cuello uterino que debes saber

chica sorprendida con datos sobre el cáncer cervical

En el Perú el cáncer de Cuello uterino cobra la vida de 1800 mujeres cada año.

Este es uno de los tipos de cáncer más importantes en nuestro país entre las pacientes y por ello hacemos este artículo con 6 sorprendentes datos sobre el cáncer de cuello uterino que como mujer debes conocer.

La prevención a través de chequeos anuales y la vacunación son cuestiones que creemos deben difundirse más entre las personas.

Por ello te invitamos a que compartas este post en tus redes sociales para que más mujeres peruanas y por supuesto en especial arequipeñas, tomen cuenta de la importancia de estar informados acerca de las enfermedades neoplásicas que amenazan su salud.

1. ¿Qué causa?

En casi el 99% de los casos, este cáncer está relacionado con una infección persistente con el virus del papiloma humano o el VPH. 

Este virus altamente contagioso se transmite por simple contacto sexual.

Se estima que alrededor del 80% de los hombres y mujeres se infectarán con el virus del papiloma al menos una vez en la vida. 

En las mujeres, la mayoría de las infecciones en el cuello uterino se curan espontáneamente. Pero en el 10% de los casos, el virus se asienta permanentemente y causará lesiones precancerosas o cancerosas.

Si el virus del papiloma es el principal factor de riesgo, también intervienen otros cofactores importantes, en particular el fumar. Las infecciones cervicales (clamidia, virus de inmunodeficiencia humana, gonococo, virus del herpes simple 2), prevenibles, también están implicadas mediante el uso de condones.

2. ¿Cómo se previene el cáncer cervical?

Solo la vacuna contra el VPH puede prevenir la aparición de lesiones precancerosas y, por lo tanto, en última instancia, el cáncer cervical, siempre que se realice antes de la primera relación sexual. 

chica recibiendo vacuna de vph

También hace posible evitar otros cánceres relacionados con el VPH, algunos de los cuales pueden afectar a los hombres: ciertos ONG (oído, nariz y garganta), pene, ano, vulva y vagina, así como Verrugas genitales, lesiones benignas relacionadas con la infección con el virus del papiloma.

3. ¿Qué síntomas tiene el Cáncer de Cuello Uterino?

En la mayoría de los casos, no hay síntomas en las primeras etapas de la enfermedad, es decir, antes de la aparición de lesiones cancerosas. 

Cuando estas lesiones están presentes, puede ocurrir sangrado (metrorragia) durante las relaciones sexuales, entre los períodos menstruales o después de la menopausia. 

También puede haber flujo vaginal anormal y / o persistente relacionado con un desequilibrio en la flora vaginal causado por el cáncer. 

4. ¿Cómo se diagnostica el cáncer de cuello uterino?

A medida que las lesiones precancerosas evolucionan de manera silenciosa, la detección mediante frotis cervical, que consiste en extraer células superficiales del cuello uterino con un pequeño cepillo, sigue siendo la mejor manera de detectarlas. 

La vacunación no protege contra todos los virus del VPH con alto riesgo oncogénico.

Cada año, las mujeres de entre 25 y 65 años que no hayan tenido una prueba de Papanicolaou durante al menos tres años deben acudir a un exámen. En nuestro policlínico Ángeles de la Salud podemos hacerte el Test de Papanicolau en nuestra especialidad de Ginecología.

Solo la biopsia, realizada gracias a un microscopio de aumento llamado «colposcopio», permite determinar la naturaleza de las lesiones y hacer un diagnóstico. 

papanicolau

5. ¿Cómo es el tratamiento?

Las lesiones precancerosas de bajo grado simplemente se controlan, ya que pueden retroceder espontáneamente o destruirse (con láser o crioterapia). 

Para las lesiones precancerosas de alto grado o cuando el tumor mide menos de 4 cm, el tratamiento solo será quirúrgico, 

La radioterapia será externa y se combinará con una sesión semanal de quimioterapia para ayudar a que funcionen los rayos. 

El tratamiento finalizará con braquiterapia, un tipo de radioterapia interna que utiliza un aplicador colocado al nivel de la vagina, que administra altas dosis de radiación al lugar donde se encontraba el tumor. 

6. ¿Qué seguimiento?

Para detectar una recaída, la vigilancia clínica es primordial. El seguimiento es el mismo para todos los pacientes: un examen clínico cada cuatro meses durante tres años, luego cada seis meses hasta cinco años y finalmente cada año, de por vida.

¿Hace cuánto hace que no visitas un Ginecólogo? ¿Estás al día con tus chequeos anuales?