Saltar al contenido

4 factores de riesgo que deben alertarte de una posible displasia de cadera en tu bebé

bebe con displasia

¿Has notado alguna asimetría en las piernas de tu bebé?

Esta es una forma de ver una posible displasia de cadera, pero evidentemente no es la única.

La displasia es una luxación de la cadera del bebé. Se calcula que el 3% de recién nacidos padece de algún tipo de luxación de cadera por diversas razones.

Aproximadamente el 1% de los recién nacidos de raza blanca presenta displasia de cadera y de luxación de cadera, siendo menor esta incidencia en los niños de raza negra, chinos y coreanos.

Es 4 veces más frecuente en bebés de sexo femenino siendo el lado izquierdo el que se afecta con más frecuencia

También sabemos que por cada bebé de sexo masculino con displasia de cadera, hay 5 nenas padeciéndolo.

En nuestro país, uno de cada veinte recién nacidos, tienen displasia de cadera según el Instituto Internacional de displasia de Cadera y aunque existe el arnés para corregir dicho problema infantil, no existe una buena capacitación para usarlo.

La displasia de cadera, es un problema de salud que puede marcar para siempre la vida de esa persona. Si no se utiliza correctamente incluso el uso de arnés puede provocar mayor daño y agravar la condición.

Más aún cuando la luxación o subluxación pueden ser evidentes en consulta pero la displasia no suele dar síntomas al inicio y la única forma de corroborarlo es a través de un Pediatra.

Si eres padre o madre y estás leyendo este artículo, te animamos a que lo compartas porque en este artículo vamos a darte información que puede poner la alerta necesaria si tu niño presenta una posible displasia o luxación de cadera y atenderla rápidamente con la guía de un pediatra.

Esta son las señales que nos puede poner en alerta a que nuestro recién nacido pueda ser víctima de una displasia de cadera.

Señales de alarma para sospechar de una displasia de cadera

1. Asimetría en pliegues de las piernas

Para determinar esto sólo basta echar al bebé de espaldas y verificar las líneas de sus nalguitas y de sus piernas. Si éstas lucen alineadas no tienes de qué preocuparte.

Si por el contrario están unas más arriba o abajo que otras, debes acudir a su pediatra.

2. Dificultades en el cambio de pañal

Esta es una de las señales también más fáciles de identidifcar pues se da en el momento de cambiamos de pañal a nuestro bebé.

Notaremos que las piernas del bebé, no pueden abrirse con facilidad o simplemente no pueden dar la apertura para el cambio de pañal.

Esto también podría ser considerado una señal de alarma que debería hacer que visites nuestra especialidad de pediatría.

Factores de riesgo para una displasia de cadera

Podemos considerar factores de riesgos antecedentes familiares. Es decir que algún familiar de parte de papá o mamá haya también sufrido del mismo problema.

Como todos sabemos el factor genético es también un motivo por el cual se desarrollan estas anomalías en la formación de las articulaciones del bebé en un 34% según la organización Stanford Children Health.

Pero también podemos considerar factores de riesgo las siguientes:

1. Uso de mochilas para cargar bebé

Aunque la fabricación de mochilas porta bebé por decirlo de alguna manera coloquial, ha considerado este problema, no es garantía de que la venta de mochilas más económicas sigan circulando en el mercado sin tener el arnés correspondiente.

De lo contrario las piernas del bebé podrían juntarse hasta causar una luxación con el peso de sus piernas colgantes.

2. Nacimiento de nalgas

Esto es casi obvio. El Nacimiento en esta posición es un factor de riesgo debido a que las piernas del bebé estarán completamente flexionadas al momento del parto lo que predispone a esta luxación.

  

nacimientos de cabeza y nalgas

Algunos estudios han obtenido una relación que de 1000 partos donde el bebé nace en esta posición, 26 sufren de displasia de cadera.

3. Vientre pequeño

También se considera como un desencadenante o un factor de riesgo el vientre pequeño de la madre.

Debido a la insuficiente cantidad de líquido amniótico, el bebé puede permanecer en una posición de encogimiento trayendo por consecuencia que no se desarrolle correctamente la cadera.

4. La práctica de envolver a los bebés

Otro factor de riesgo que puede no deberse a un nacimiento sino más bien a la forma como los padres suelen envolver a su bebé para dormir sin considerar la postura de sus piernas.

 bebe envuelto

Envolver al bebé como en un capullo es común, pero puede luxar las caderas si la forma en que se envuelve al bebé hace que sus piernas se junten y sus rodillas se estiren.

Según nuestro Pediatra el Dr. Alva existen otros factores de riesgo muy comunes en nuestra ciudad de Arequipa.

El primer embarazo, o bebés de sexo femenino, el nacimiento de nalgas, tortícolis, pie varo y predisposición familiar son factores que pueden ser considerados de riesgo. Otras teorías que intentan clarificar las causas, se inclinan la laxitud ligamentosa o de una displasia inicial de cierta zona de la cadera que sería la primera expresión de la luxación de cadera.

¿Cómo se hace el diagnóstico?

El pediatra en el control neonatal, como así también en los próximos controles, realiza determinadas maniobras con las piernas y caderas del niño denominadas maniobras de Ortholani y Barlow, valorando la longitud de los miembros inferiores del niño y compara la forma de los mismos, asocia los antecedentes mencionados llegando al diagnóstico clínico de displasia de cadera.

Asociado al examen físico y según los hallazgos clínicos el pediatra puede solicitar estudios de imagen es la ecografía de cadera es bastante específica para el diagnóstico en los primeros días o meses de vida.

La ecografía de caderas es un excelente método diagnóstico en los primeros meses de la vida.

¿Cómo se tratará el pediatra la displasia de Cadera?

Es importante que como padre puedas prestar atención a las señales que te hemos indicado líneas arriba. Porque en la medida que te des cuenta podrás recurrir a un pediatra a tiempo.

El tiempo recomendable es dentro de los 6 meses. Es decir, si tu bebé recibe dentro de los 6 meses el diagnóstico de Displasia de Cadera, el tratamiento será muy eficiente sin tener que llegar a cirugías que es precisamente la otra opción cuando se detecta muy tarde la luxación.

Uso del Arnés de Pavlik

Este es un tratamiento que puede ser indicado por el pediatra en un bebé de 6 meses de edad. El tiempo que se usa este arnés es de 2 meses aproximadamente (esto tiene que ser indicado por el profesional). Durante ese tiempo el bebé será revisado constantemente. Luego del tratamiento también serán necesarias radiografías y ecografías para constatar la correcta posición de la cadera.

bebe con Arnés de Pavlik

Uso de Yeso

Este es un tratamiento que secunda al arnés si este no ha podido corregir la luxación o aún sigue siendo parcial o total. Si esto no lograr corregir el problema recurriremos a la siguiente opción.

Cirugía para Reducción cerrada

El objetivo no es más que colocar de forma manual la cadera en su lugar. Este procedimiento se le conoce como reducción cerrada.

Si los anteriores tratamientos no han solucionado la luxación se tendrá que recurrir a una cirugía. Esto es muy común en niños de hasta 2 años. Y esto es por lo general a un diagnóstico tardío.

Luego de la cirugía será necesario también el uso de yeso por hasta 6 meses. Consulte a nuestro pediatra si se sospecha de una displasia de cadera en su bebé.

Conclusiones

Si bien hemos puntualizado que hay una predisposición genética, aún no se ha encontrado un gen para esta perturbación ósea de la cabeza del fémur y la cadera. Pero es importante tomar nota de otros factores de riesgo que pueden ser provocados por otras circunstancias.

También podemos ver que curiosamente las bebés son las más propensas en comparación con sus pares varones.

Algunos estudios puntualizan que 4 de 1000 partos de niños sufren de displasia de cadera y 19 de cada 1000 partos de niñas.

Lo más importante es que con estas señales, los padres puedan responder a la alerta y recurrir a un pediatra lo más pronto posible para que el tratamiento no tenga que ser tan complejo como una cirugía.

¿Tienes alguna consulta? Por favor déjanosla abajo en la sección de comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *